Ali LandivarBienestarNoticias

Belleza después de los cuarenta

Comprendo que para muchas mujeres al llegar a esta edad tienen sus crisis. Sé que es una etapa diferente de la vida y sin lugar a dudas es también una edad para disfrutar y no precisamente para amargarse, creyendo que ya estás vieja y que todo se derrumba a tu alrededor.

En mi opinión la vida comienza justamente a los 40. A esta edad ya se tiene suficiente experiencia para ser considerada una experta en el trabajo y aun eres lo suficientemente joven para hacerlo con energía y pasión. En una relación de pareja, sabes lo que quieres y lo que no, y no te da vergüenza platicarlo y pedírselo a tu pareja.

Las mujeres son más seguras de sí mismas después de los cuarentas. En sus carreras o trabajos ganan más dinero en sus cuentas que a cualquier otra edad porque ya han adquirido mayor madurez y piensan bien en ahorrar y planear para su futuro y el de sus hijos. Es bueno recordar cómo fueron los 20, pero también ver la realidad de lo que ahora tienes, no necesariamente verte o sentirte más vieja. Tienes una historia de la que solo tú, eres dueña. Para disfrutar o sufrir vive el hoy.

No llores nunca por lo que no fue, duda poco y ríe cada vez y cada día más. Ahora, te aconsejaría pongas un poquito más de atención en tu imagen. Se dice que la primera impresión es la que vale y nunca se olvida.

¿Te has preguntado si tu imagen refleja tu esencia y un mensaje positivo? Muchas veces entre la rutina, el trabajo y los niños, te vistes con lo primero que ven del closet sin realmente analizar la imagen que están proyectando. Hablar de imagen puede quedarse en términos materiales y artificiales; sin embargo, la realidad es que la presencia es nuestra mejor o peor carta de presentación. Al ser madres a veces nos olvidamos de la importancia de verse bien.

Una buena imagen también está compuesta por estímulos verbales y no verbales. Yo, aconsejaría en cuestiones de belleza, que después de los cuarenta tienes que estudiar tu cara detenidamente y, aunque el maquillaje te ayudará mucho, tiene que ser usado con un toque muy sutil. Tienes que ver que los polvos hagan juego con el tono de tu piel, a menos que esta sea muy rojiza, selecciona un polvo translucido de color beige que no tenga ningún rosado.

Si por el contrario tu piel es muy pálida, el polvo debe ser de un matiz brillante. Para las de tez oliva, como nosotras las hispanas, nos conviene también un rosado bien definido, es decir un poquito más subido. Si tu boca es pequeña, jamás trates de hacerla lucir como un “capullo de rosa”. A medida que uno se avejenta, mientras más grande luzca tu boca, más joven lucirás.

Y, para terminar, te diré: “ Que la imagen física se acompaña de la parte interior de la persona y debe ser fiel y respetar su esencia. Si nuestra imagen es diferente a nuestra esencia no somos coherentes y nos convertimos en un fraude”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *