Ali LandivarBienestarColumnistasVida

¿Cómo educar a los hijos?

La educación de los hijos no es fácil, tampoco hay padres perfectos, siempre existen fallas. Los padres deben educar a sus hijos con sabiduría, firmeza y, sobre todo, con amor.

Preparar a un hijo para la vida no es satisfacer todas sus voluntades y todos sus caprichos: hay que enseñarles a escuchar y reconocer un “no” cuando es un no, señala la razón de ese no, por qué simplemente no se puede decir “sí” a todo.

La buena relación entre padres e hijos debe ser lo más importante. Es una valiosa herramienta que le permitirá conocer el sentido de su hijo para de esta manera saber cómo actuar y guiarlo; sin embargo, tristemente hoy vemos que ese componente está muy limitado por lo que es imprescindible que aprendamos a comunicarnos con ellos para expresarle realmente lo que queremos decir y, a su vez, podamos escuchar lo que ellos sienten y quieren trasmitirnos.

Cuando surgen problemas familiares, específicamente con nuestros hijos, puede ser debido a varios factores, pero casi todos son relacionados a un componente muy importante: la falta de comunicación.

Aprenda a dialogar con sus hijos, conózcalos a través de la plática, siempre hay un momento para dejar que ellos expresen sus sentimientos, sean pacientes, como adultos a veces creemos que los niños pequeños se tardan una eternidad para decirnos lo que tienen en mente y sentimos la necesidad de apresurarlos terminando sus palabras y frases antes que ellos. Intenten resistir ese impulso. Si escuchamos pacientemente a nuestros hijos les permitimos pensar a su propia velocidad y les hacemos saber que bien vale nuestro tiempo.

Los niños de hoy se enfrentan a una serie de temas difíciles a edades cada vez más temprana sin comprender bien todos los aspectos de estas ideas, por lo que acuden a sus padres para obtener información; así que usted será quien tenga la primera oportunidad para hablar con ellos, NO la desperdicie porque esto marcará la pauta para cuando sean adolescentes. Tampoco es bueno enseñarles la buena educación a punta de malos tratos ni con coraje, la cólera es nociva para la educación. La ira nos lleva a decir palabras sin pensar y a actuar irreflexivamente. Todo esto puede lastimar, herir, ofender y llevar a cometer injusticias.

 

Muchos padres, llevados por el enojo y la ira del momento, hieren el corazón de los hijos con palabras hirientes como “Tu no sirves para nada”, “Tu eres la vergüenza de la familia”, etc., después cuando estás en calma, reflexionas y te arrepientes, pero será demasiado tarde. Las palabras ya fueron dichas y el corazón de tu hijo ya fue herido.

Piensa antes de hablar y reflexiona antes de actuar. A un corazón herido siempre le queda una cicatriz.

 

Tips para tener una excelente comunicación sus hijos >>>

El comienzo correcto crea alianzas futuras

La cercanía de padres e hijos a lo largo de la vida depende de cómo se relacionen durante la etapa infantil. Los padres que se toman más de una semana de descanso laboral para estar con los bebés recién nacidos, tienen una relación más cercana cuando van creciendo, incluso cuando son adolescentes.

Fomenta la confianza

La confianza comienza en la infancia, cuando el bebé aprende si puede coger una cosa cuando la necesita. Cuando los bebés cumplen un año, los investigadores aseguran que se sienten unidos y seguros con sus padres cuando pueden confiar en que les proporcionen aquello que ellos necesitan, tanto físico como emocional.

Ser una fuente de apoyo

Piensa en el niño como en una planta que está programa por la naturaleza para crecer y florecer. A medida que ves sus hojas vas considerando si es mejor regarla, si necesita más agua. No la criticas si no que la guías para que su desarrollo se realice de la mejor forma posible.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar