Ali LandivarBienestarNoticias

La primera vez, sexo precoz

Los chicos, en su mayoría, tienen relaciones sexuales solo por el placer de la curiosidad. Antes, casi en todos los ámbitos, se relacionaban el sexo con el amor, con una relación “seria” y a su tiempo. Antes los jóvenes se iniciaban con “trabajadoras sexuales”, ahora es muy común hacerlo con sus compañeras de escuelas, amigas o novias. Todo esto ocurre entre los 12 y 14 años, y no necesariamente es el amor que los une. La “primera vez” (el primer

Asegúrate de que el/la adolescente tenga la información acertada y las habilidades para tomar decisiones con el fin de que lo ayude a protegerse de la presión de tener sexo, embarazos no deseados y del SIDA o VIH, entre otras enfermedades de transmisión sexual. LA PRIMERA VEZ, De todo un poco:

encuentro sexual) suele tener un gran impacto en la vida emocional de los chicos y chicas, aunque también puede acarrear consecuencias graves si no se emplean las medidas de protección adecuadas para evitar embarazos no deseados o enfermedades de trasmisión sexual. En ciertos casos sufren en solitario un embarazo, sin decirlo a sus padres por el temor a un castigo y, por consiguiente, el abandono de la escuela. También a consecuencia de todo esto, surge en ellos un gran impacto emocional. Por el contrario, la primera experiencia sexual a su tiempo es un acontecimiento en la vida de una persona joven y suele ser un rito típico en el inicio del camino hacia la edad adulta. Han cambiado tanto estos tiempos al respecto de este tema que en mi época de adolescente a uno lo criaban, diría yo, prisionera en todos los sentidos. No nos dejaban ni respirar. No íbamos a fiestas si no tenía una compañía de “respeto” que nos cuidara. Incluso recuerdo exactamente que mi papa ni siquiera me dejaba ir a la iglesia, porque decía que eso era un pretexto para andar con enamoraditos. Se vivía completamente en ignorancia. Los noviazgos se llevaban como las luciérnagas comunicándose a través de una especie de lenguaje al estilo Morse o por señas. En ese tiempo no había computadoras, ni teléfonos celulares, todo fue por notitas, cartitas, miraditas, etc. Cuando ya estabas lista para tener un pretendiente, te lo aceptaban, pero solo si iban a casa y con la supervisión del adulto.

A veces, te permitían estar cogiditos de la mano, solo enamoraditos de manita sudada. Para concluir, les diría a las chicas que se aguanten y piensen bien antes de llegar a “su primera vez”. Que estén conscientes y seguras de lo que quieren hacer. Después, sería demasiado tarde retroceder si algo no les sale bien o no funcionó. Solo se quedarían con una vida hecha pedazos y con un bebe a cuestas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto