Ali LandivarBienestarColumnistasNoticias

El primer amor, no siempre es el primero

Si has tenido varias relaciones te habrás dado cuenta de que nunca se ama de la misma manera. A veces una encuentra el amor verdadero a la segunda, a la tercera o hasta la cuarta relación. Por ello, resulta que el primer amor no siempre es el verdadero.

Es verdad que sentimos que ese primer amor bonito nos confunde, nos lleva hasta las estrellas, es un enamoramiento de pasión y deseo. Sin embargo, un buen día, después de una cierta experiencia amorosa, descubres o te das cuenta que, ese mito del primer amor no es cierto.

Un día conoces a otra persona, y, según tú, este enamoramiento es especial. De repente, tus sentimientos se convierten en un auténtico huracán que arrasa con todo, incluso con ese primer amor que lo tenías como el verdadero. Siempre, o mejor dicho casi siempre, resulta que el primer amor no siempre llega en ese orden, no siempre llega el primero. A veces llega el tercero o hasta el último que es con el cual finalmente te unes en matrimonio y haces tu vida de pareja feliz y contenta. Todas las parejas, sin importar cuán felices sean y el tiempo que lleven juntos, deben esforzarse día a día en mantener la relación funcionando. Para tener una relación de pareja o matrimonio feliz y duradero, hace falta desarrollar hábitos que les permitan superar las dificultades y fortalecer el amor que sienten el uno por el otro. Todos los matrimonios tienen discusiones.

Sin embargo, para convivir juntos, hace falta fijarnos en los problemas y resolverlos, no atacar a la pareja, ni criticarlo, porque, si así lo haces, estamos sugiriendo que nuestra pareja es el problema. Hay que aprender a discutir la situación de forma constructiva para identificar donde está la falla.

De esta manera, ambos pueden trabajar en conjunto para resolverlos. Para convivir sanamente, tenemos que aprender a aceptar el carácter y los valores del otro. Tienes que aceptar que no es posible cambiar a tu pareja y, si lo intentas, eso traerá más contrariedades y disgustos. Creo, y por experiencia les digo, todos los matrimonios necesitan pasar tiempo juntos, al tener intereses comunes y hacer actividades emocionantes, como ver una película, ir al cine, jugar pequeño, rummy, etc., a relación se hará más sólida.

No obstante, para aprender a vivir en pareja también hay que respetar el tiempo del otro para que cultive sus intereses. Después de todo, no hay nada más intenso y gratificante que el estar enamorado, el de disponer de una pareja que nos ame y a quien amar. Pero, debemos ir con cuidado y no caer en el error de darlo absolutamente todo por esa persona. Si lo damos todo sin recibir nada, solo exigencias o reproches, llegara un momento en que nos sintamos frustrados y muy vacíos.

Esta sensación es muy destructiva si no la paramos a tiempo. Hemos de tenerlo muy en cuenta.

Sí, hay que amar, ofrecer, dar, pero recuerda que también mereces recibir lo mismo.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *