ColumnistasNoticiasPolíticaTom Crawford

¿Se necesita ser millonario para postular a la gobernación?

Se podría llegar a esa conclusión después de leer los estados financieros que cada candidato reportó con la comisión de ética la semana pasada. Estos estados financieros fueron de sus fortunas o fondos personales. Por el lado republicano, tres de los cinco candidatos caerían en la categoría de millonarios. El senador estatal, Michael Williams (R-Cummins) ha estado bajo en las encuestas, pero posee una buena fortuna personal. Williams reportó fondos de $9.1 millones, lo que significa que sería el candidato más adinerado de todos los candidatos republicanos. El Secretario de Estado, Brian Kemp no se queda atrás ya que reportó una fortuna de $5.2 millones. En lo que al teniente gobernador Casey Cagle se refiere, es uno de los que más fondos de campaña ha recaudado, pero en lo tocante a su fortuna personal, reportó $1.58 millones. Otro de los candidatos republicanos, Clay Tippins quien es consultor de negocios, reportó fortuna neta de $745,000. El ex oficial del ejército, Hunter Hill reportó $448,000 en su cuenta personal. En el lado demócrata, dos de las candidatas son abogadas de profesión y ex legisladoras. Las dos candidatas también tienen el mismo nombre: “Stacey”.

Stacey Evans reportó haber invertido $1.2 millones de su propio dinero en su campaña. Pero además de ese dinero, aún cuenta con $5.2 millones como fondos personales. La única excepción entre todos estos afortunados candidatos sería Stacey Abrams quien es la otra candidata demócrata a la gobernación. Las finanzas de Abrams parecen no estar en muy buen estado. Abrams reportó fondos personales de solo $108,885 y además le debe al IRS $54,052 en impuestos atrasados. Además de eso, Abrams debe $96,512 de préstamos de estudiante y otros $75,000 en tarjetas de crédito. Por supuesto que nada de estas deudas es falta de ética ni le impide postular a la gobernación. Stacey Abrams no es la única ni la primera persona en tener deudas o atrasarse en los pagos; hay millones de americanos atrapados en esta situación. Aunque estos temas son motivo de ataques entre candidatos, hasta el momento Stacey Evans no ha dado indicios de usar este tema para ganarle la nominación a Abrams. Claro está que, si Abrams logra la nominación de su partido, entonces la situación sería completamente diferente.

En la forma en que se dan las cosas entre candidatos al cargo más alto del estado, el rival republicano de Abrams podría tratar de sacarle partido a su situación financiera. Ya nos imaginamos el contenido de los comerciales de televisión tratando de convencer a los votantes de que Abrams es una “gastadora liberal” y que no sabría manejar el dinero de los contribuyentes. Ahora bien, tenemos que recordar que estos argumentos o ataques de campaña, muchas veces no cala honde en el ánimo de los votantes. La prueba es el mismo gobernador Nathan Deal quien tenía deudas muy grandes cuando salió electo. Por ahora, habrá que esperar al resultado de las primarias para ver quién es el nominado de cada partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto