NoticiasPolíticaTom Crawford

 Roy Barnes demuestra que el bipartidismo es posible

Allá por los años 2001 y 2002, no había un demócrata más odiado por los republicanos de Georgia, que el entonces gobernador Roy Barnes. Barnes fue un gobernador activista que firmó la legislación para retirar el emblema confederado en la bandera del estado. Los republicanos no le perdonaron esa acción y se volcaron en vencer a Barnes en las urnas de las elecciones del 2002. Los republicanos lograron su cometido obteniendo una victoria contundente, no solo contra Barnes, sino contra las más prominentes figuras demócratas.

Pero, aunque el gobernador Barnes no gozó de la simpatía de algunos, eso no ha sido impedimento para que sea considerado uno de los más talentosos abogados del estado. Su éxito como abogado litigante es tal que algunos de los republicanos que lucharon para sacarlo del puesto de gobernador, lo contrataron como su abogado defensor. Uno de estos fue Sonny Perdue quien venció a Barnes en el 2002 por el puesto para gobernador.

A pesar de ello, en el 2004, Perdue contrató a Barnes para que lo represente en una demanda para recobrar $1.5 millones que le debía una empresa. El ex vocero de la cámara baja, Glenn Richardson, fue otro de los republicanos que criticó fuertemente a Barnes como gobernador, pero también lo contrató como uno de sus consejeros en una demanda contra la Georgia Power. Richardson se refirió sobre Barnes como “una de las mentes más brillantes que nunca haya conocido”.

Otro republicano más, David Ralston, contrató a Barnes en el 2015 para representarlo en una queja que se había hecho en su contra en el Colegio de Abogados por supuestos malos usos de unos clientes. Pero uno de estos últimos casos ocurrió apenas la semana pasada cuando su firma fue contratada para representar al Secretario de Estado, Brian Kemp, en una demanda acerca del Sistema de Elecciones de Georgia.

“Definitivamente no me veo cara a cara con el gobernador Barnes en un buen número de temas, pero pienso que cualquiera puede reconocer que es un excelente abogado”, dijo Kemp.

Roy Barnes es uno de los pocos abogados cuya tarifa es de $700 o más por hora por sus servicios. Pero para representar al secretario de estado Kemp, Barnes solo cobrará $250 por hora lo que quiere decir que le está haciendo un generoso descuento al estado por sus servicios.

Para mí personalmente, esto significa que en esta era tan políticamente polarizada, Barnes nos ha demostrado que el bipartidismo sí es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto