+DeportesNoticiasRusia 2018

 Los fanáticos terminan con las reservas de alcohol y alimentos en Moscú

(MetroEcuador) La locura por el fútbol en el centro de Moscú hace que los empleados de los restaurantes y bares trabajen como nunca antes. Un reportero de Metro intentó buscar un lugar para cenar, pero incluso media hora no fue suficiente para encontrar un asiento vacío. Los fanáticos de todo el mundo incluso han comenzado a zonificar el área, como, por ejemplo, los de Argentina y México, al tomar cafés enteros bajo su control.

Y a pesar de que la Copa del Mundo acaba de comenzar, aquí llegó el momento en que las reservas se terminaron o casi terminan. De acuerdo con los camareros locales y los gerentes de establecimientos, ahora no importa lo que está escrito en el menú, porque al menos la mitad de los artículos no están disponibles.

La “escasez de alimentos” no es el único problema al que se enfrentan los visitantes del centro de Moscú. El suministro de alcohol, que ahora se permite consumir en las calles, aunque está prohibido por las leyes locales, también resultó no ser suficiente para complacer a todos los amantes del fútbol.

“Estamos atrasados en traer más bebidas. La más popular es, obviamente, cerveza. A las 10 pm no tenemos nada que contenga alcohol”, dijo Timur, gerente de Le Pain Quotidien, un restaurante-panadería en la calle Nikolskaya.

Yulia, una camarera en otro establecimiento [se le pidió a Metro que no lo nombrara] dijo que sus clientes están bebiendo tanto que incluso se ven obligados a hacer pausas durante al menos 30 minutos varias veces al día en la venta de cerveza mientras nuevos barriles están en camino. Sin mencionar que su almacenamiento de bebidas embotelladas ya está devastado.

La cantidad de vasos en los lugares cercanos a la Plaza Roja también se convirtió en un problema. La cerveza se sirve en los vasos de café no solo para aquellos que la piden para llevar, sino incluso adentro.

Y mientras el alcohol se termina en restaurantes y bares, los turistas ya han comenzado a encontrar nuevas formas de poner sus manos en una botella. Federico Schuk, fisioterapeuta de 34 años de Argentina, dijo que desde el comienzo del torneo no fue a ningún restaurante en el centro de la capital de Rusia.

“Es mejor comprar cerveza en el supermercado que se encuentra aquí, justo al final de la calle”, da como consejo. “Todavía hay mucha cerveza y es mucho más barata. Pero las filas son enormes. Mi amigo fue allí y lo estoy esperando. Ya ha pasado media hora”.

Sin embargo, el hecho de que las reservas de alimentos y bebidas se terminen rápidamente, algunos de los fanáticos lo toman para mejor.

“Puedo sentir que aquí no hay suficiente cerveza”, concluyó Ricardo Moralles, dentista de 30 años de Brasil. “En mi país es diferente. Tenemos mucha bebida para todos los eventos y competiciones. Pero entendemos que en algunos lugares de Moscú las bebidas se terminan temprano. Y es bueno, porque la gente no se emborracha tanto”.

Fuente
MetroEcuador
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto