LocalesNoticias

Aumenta el uso de drones para contrabando en prisiones de Georgia

FORSYTH, Georgia.-

Un alarmante incremento en el número de avistamientos de aviones no tripulados (drones) cerca de las prisiones estatales de Georgia, tiene a las autoridades preocupadas y buscando respuestas.

Desde 2013 hasta el año pasado, el personal penitenciario de Georgia descubrió un total de tres drones que volaban por encima.

En los primeros seis meses de este año, han detectado 35 drones.



Los oficiales han recuperado varios drones junto con el contrabando que pretendían ingresar, generalmente con algún hilo de pesca, para ser soltado por control remoto. Por lo general, los paquetes que se entregan incluyen teléfonos celulares, cargadores y tabaco, todos,  productos valiosos detrás de las barras.

Pero las autoridades temen que los drones pronto puedan ofrecer paquetes mucho más peligrosos: las armas.



“Yo diría que el mayor temor para cualquiera de nosotros es que se introduzca un arma en el sistema penitenciario porque con eso podrían superar a nuestro personal”, admitió Clay Nix, Director de Normas Profesionales del Departamento de Correccionales de Georgia.

Ese miedo no es infundado. El mes pasado, las autoridades de Carolina del Sur informaron que el recluso Jimmy Causey utilizó cortadores de alambre entregados por un dron para cortar varias capas de valla y escapar. Finalmente fue recapturado en Texas.

Los drones son cada vez más asequibles – un modelo comercial puede costar alrededor de $ 1,200 – y si un contrabandista diligente lo utiliza varias veces puede obtener ganancias rápidamente.



Nix dijo que un interno dentro de la prisión puede realmente guiar al dron hasta su localización, usando una aplicación en un teléfono celular ya contrabandeado adentro. “Pueden pilotar el dron con tecnología GPS hasta cierto punto para encontrarse con un individuo que lo está esperando”, explicó Nix.

Durante años, el Departamento de Correccionales ha probado tecnología de vanguardia -con un costo de más de $ 2 millones en sólo tres prisiones- en un intento de detectar o bloquear los teléfonos celulares de contrabando. Sin embargo, los reclusos todavía encuentran rincones de la prisión donde las llamadas pueden salir.

El número de teléfonos celulares incautados sigue siendo asombroso, pero al menos va en la dirección correcta: en descenso. 11,147 teléfonos incautados en 2015, 9,587 el año pasado y en un ritmo menor, 9,000 este año.



Pronto el Departamento de Correccionales de Georgia, GDC, implementará nuevas medidas de defensa contra drones en una prisión de prueba, sin costo alguno, un sistema de detección temprana para los drones entrantes.

Los funcionarios también se preguntan si los aviones no tripulados podrían ser programados para no sobrevolar los lugares de las prisiones, como sucede en aeropuertos importantes como el Hartsfield-Jackson.

Etiquetas

Redacción La Visión

La Visión es el periódico de los Latinos en EE.UU. que nos mantiene informado sobre el acontecer local y mundial de una manera clara y ágil.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar