LocalesNoticias

Condenan a cadena perpetua a asesino de hispano

MARIETTA, Georgia.-

Un jurado de Cobb solo necesitó deliberar por 31 minutos para hallar culpable a un hombre de Thomastown, Georgia, en el juicio por el asesinato de un cliente en una gasolinera, un crimen ocurrido en 2017.

Joseph Priester, de 37 años, pasará el resto de sus días en la cárcel, sin derecho a libertad condicional, por el asesinato de Genaro Rojas-Martínez, de 39 años.

LOS HECHOS

Alrededor de las 11 p.m. del 15 de mayo de 2017, Rojas-Martínez llegó a una gasolinera Texaco ubicada en South Cobb Drive. La víctima estacionó su vehículo en una de las bombas de gasolina e ingresó a la tienda para pagar el combustible. En ese momento llegó Priester y se estacionó al otro lado de la bomba de gasolina. Conducía un Chevrolet Avalanche color verde.

Al salir Rojas-Martínez de la tienda y dirigirse al lado del conductor de su vehículo, Priester se acercó por detrás y le disparó en la nuca. Priester escapó, dejando a Rojas-Martínez moribundo, tendido en el piso.

La policía de Smyrna se valió del as imágenes de las cámaras de vigilancia para identificar el vehículo del agresor y distribuir fotografías de este, con la esperanza de que alguien lo identificara. Entonces, el propietario del Chevrolet Avalanche lo identificó y dijo a las autoridades que se lo había prestado al primo de su novia: Joseph Priester.

Al investigar, descubrieron que Priester tenía un historial delictivo y que era buscado por violar su libertad condicional. Con la ayuda de los U.S. Marshals Priester fue rastreado y capturado varios días después en Nueva Jersey.

Aunque Priester y Rojas-Martínez no se conocían, la investigación relevó que el primero siguió al segundo desde el restaurante en el que trabajaba hasta la gasolinera.

El 14 de septiembre, Priester fue encontrado culpable de todos los cargos que incluyen asesinato premeditado como delito mayor, asalto agravado, posesión de un arma de fuego durante la comisión de un delito grave y posesión de un arma de fuego por un delincuente convicto.

Rojas-Martínez dejó viuda a su esposa y huérfanas a sus tres hijas. Al momento de su asesinato, una cuenta GoFundMe fue abierta para ayudar con los gastos del sepelio y a su viuda. Solo se recaudaron $7,065 de los $20,000 que se habían puesto como meta.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto