México

Nueva política de asilo podría inducir cruces ilegales, en Estados Unidos

TIJUANA, México (AP) — La decisión del gobierno de Trump de hacer que los solicitantes de asilo esperen en México mientras se procesan sus casos en las atiborradas cortes de Estados Unidos fue tomada sin que se revelaran detalles cruciales, una medida que crea incertidumbre a lo largo de la frontera y que posiblemente incentivará a las personas a cruzar ilegalmente antes de que el cambio entre en vigor.

El cambio representa un fuerte cambio en las políticas migratorias que obliga a miles de solicitantes de asilo a quedarse en peligrosas ciudades fronterizas de México mientras navegan por el sistema de cortes de inmigración de Estados Unidos.

No se dieron a conocer detalles cuando Estados Unidos anunció la política el jueves en respuesta a un gran y creciente número de solicitantes de asilo centroamericanos, muchos de ellos en grupos familiares, que por lo general son dejados en libertad en Estados Unidos mientras se procesan sus casos, algo que puede tomar años. El proceso en la frontera sigue como siempre hasta que se implementen los nuevos procedimientos.

La secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen dijo que el siguiente paso era “más papeleo legal” con México.

“Trabajaremos en un acuerdo técnico con ellos, pero tenemos a nuestros equipos trabajando en eso ahora”, dijo la funcionaria el viernes al canal Fox News.

Estados Unidos describió la política como una medida unilateral, pero México casi simultáneamente dijo que autorizaría a los extranjeros quedarse en el país mientras sus solicitudes de asilo son procesadas en Estados Unidos, y que podrían tramitar permisos de trabajo.

Ambos gobiernos han sostenido conversaciones por meses, y el momento en que se hicieron los anuncios indica un alto nivel de cooperación y coordinación.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) que habló el jueves con reporteros bajo condición de anonimato dijo que algunos detalles se darían a conocer en los próximos días, y que la política entraría en vigor de manera escalonada en diferentes puntos de la frontera. Estados Unidos dijo que la política no se aplicará a niños que viajen solos ni a ciudadanos mexicanos que soliciten asilo.

La mecánica podría ser complicada: ¿Dónde se llevarán a cabo las audiencias de inmigración y cómo llegarán ahí los solicitantes de asilo? ¿Cómo se comunicarán con sus abogados? ¿Cómo serán enviados de vuelta a México?

Los detalles sobre la implementación y “las circunstancias en las que las personas serán llevadas y traídas por la frontera no son claras”, dijo Alan Bersin, excomisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza que ayudó a negociar los acuerdos de repatriación con México cuando era funcionario del DHS durante la presidencia de Barack Obama.

Fuente
AP
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar