MéxicoNacional

Piloto y asistente acusados de intentar deportar a inmigrante

(Telemundo) Un piloto y su asistente se confabularon para secuestrar a un joven chino que pasaba un curso en una escuela de aviación en California.

Jonathan McConkey, piloto e instructor de vuelo certificado en la Escuela de Entrenamiento de Vuelo IASCO, en la localidad de Redding, y Kelsi Hoser, su asistente, secuestraron al estudiante Tianshu Shi el pasado 25 de mayo con la intención de conducirlo al aeropuerto y provocar su deportación del país.

Según un comunicado de la policía local, un día antes, el 24 de mayo, la pareja había visitado el domicilio de Shi, de 21 años, para amenazarlo con que lo enviarían de vuelta a China. En el momento del incidente, Shi llevaba unos siete meses de permanencia legal en Estados Unidos y compartía un apartamento con varios otros de los aprendices de IASCO.

Fue allí, dijo la policía, que McConkey y Hoser vinieron a por el estudiante.

Ese día, ambos le ordenaron que empacara pues todo estaba listo para que regresara a China al amanecer. “Les dije que yo no había recibido ningún documento de China”, aseguró.

Al día siguiente, ambos regresaron a su vivienda, lo golpearon y lo condujeron al aeropuerto municipal de Redding.

Pero por suerte, Shi había logrado hacer contacto con su hermano en China minutos antes de que fuera llevado a la fuerza al aeropuerto. Advertidas, las autoridades policiales se personaron en la instalación aérea, rescataron al joven chino y procedieron a arrestar a McConkey y a Hoser, bajo cargos de conspiración y secuestro.

Este caso de secuestro e intento de deportación ha causado indignación en la comunidad y en las redes sociales.

De acuerdo con informaciones transmitidas del canal KRCR News 7 a partir de los registros judiciales, entre los estudiantes de IASCO había docenas de ciudadanos chinos con visas de estudiantes. Dicha entidad había llegado a un acuerdo con la autoridad de aviación civil china para entrenar a sus nuevos pilotos, uno de los cuales aparentemente era Tianshu “Chris” Shi.

Una demanda federal no relacionada con este caso, presentada el año pasado por un exinstructor, alega que muchos de los estudiantes chinos de IASCO hablaban tan poco inglés que no podían volar de manera segura, y que uno ellos casi que se había estrellado en otro avión porque había malinterpretado las instrucciones de su maestro.

Hasta donde se sabe, McConkey y Hoser no explicaron por qué querían expulsar al joven fuera del país. Pero él sí le dijo a la prensa que dos meses antes ya le habían prohibido volar, y que sospechaba que su inglés limitado era la causa del problema.

Una grabación que el propio Shi hizo de la conversación que tuvo con sus captores minutos antes de que lo condujeran a la fuerza al aeropuerto local revela los términos empleados por McConkey y Hoser.

“Te vas a casa, con o sin equipaje”, dice la voz de un hombre.

“Si no puede hablar inglés, no podrás quedarse aquí”, agregó una mujer que alternaba el inglés y el mandarín.

“¿Entiendes lo que significa ‘bajo mi custodia’?” -le preguntó el hombre-. “Significa que te retiraré por la fuerza… Si quieres que la policía venga con armas, te complaceré. ¿Está bien?

“El gobierno de los Estados Unidos te necesita fuera de este país en este momento, ¿entiendes? -enfatizó la voz masculina.

“Estás aquí ilegal, y lo sabes -agregó la mujer-. Si no te vas con nosotros, irás a la cárcel”.

Según la policía, McConkey llegó a maltratar a Shi durante la conversación.

El estudiante le contó a la prensa periódico que el piloto lo agarró bruscamente por el brazo y se lo torció en la cocina del apartamento, lo que lo dejaría con un trauma y un dolor prolongados.

“Es muy grosero -recordó Shi- Empleó demasiadas malas palabras”.

Para suerte suya, al joven le había dado tiempo de llamar a su hermano a Shanghai. Por su parte, este otro contactó desde China con la policía de Redding, logrando que varios de sus oficiales se desplazaran al aeropuerto y rescataran al estudiante antes de que sus secuestradores ​​lo subieran a un avión.

El plan de la pareja era llevarlo a Bay Area, y luego subirlo a otro avión con destino a China.

McConkey y Hoser fueron arrestados y acusados ​​de conspiración y secuestro. El pasado viernes, ambos seguían detenidos y con una fianza de 100.000 dólares cada uno.

“En este momento, la policía es mi Jesús”, reconoció Shi, visiblemente emocionado.

Al menos otro estudiante chino del programa aeronáutico habría acusado a McConkey y a Hoser de intentar expulsarlo del país en circunstancias casi idénticas.

Fuente
Telemundo
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto