LocalesNoticias

Capturan en Georgia a fugitivos buscados por el asesinato de niña de 4 años

LOWNDES, Georgia.-

Una mujer de Michigan y su novio, acusados ​​de asesinato por la espeluznante muerte de su hija de 4 años, fueron capturados el martes por la noche en Georgia luego de una persecución que involucró al servicio de U.S. Marshals.

Candice Renea Diaz, de 24 años y Brad Edward Fields, de 28 años, ambos de Sumpter Township, Michigan, fueron detenidos cerca de Lake Park, no lejos de la frontera del estado de Georgia con Florida. Ambos están detenidos en la Cárcel del Condado de Lowndes con órdenes de detención contra prófugos.

 

Díaz y Fields están acusados ​​de homicidio premeditado, asesinato en segundo grado, abuso infantil en primer grado y tortura, en el homicidio de la hija de Diaz, Gabrielle “Gabby” Barrett ocurrido el día de Año Nuevo. The Detroit Free Press informó el martes que el médico forense del condado de Washtenaw calificó la muerte de la niña como el “peor caso de muerte infantil” que había visto en 27 años en el trabajo.

Free Press dio algunos de los escalofriantes detalles del caso, incluido el alcance de las quemaduras de Gabby, que se encontraron en las piernas, los codos y las nalgas. Los documentos de la corte indicaron que la niña sufrió quemaduras tan graves que uno de sus dedos gordos se cayó y que los investigadores encontraron parte de su piel en el desagüe de la bañera.

“Gabrielle tenía quemaduras en todo el cuerpo y hematomas en todo el cuerpo”, decía un documento judicial, según el periódico.

LOS HECHOS

Un comunicado de prensa de la policía emitido el lunes indicó que poco antes de las 11 a.m. del día de Año Nuevo los oficiales de la ley y los paramédicos del Condado de Sumpter fueron a la casa móvil de la pareja después de una llamada al 911 informando que una niña estaba inconsciente. Cuando llegaron, encontraron a miembros de la familia que intentaban reanimación cardiopulmonar en Gabby, quien tenía obvias y graves quemaduras en los brazos y las piernas.

La niña fue llevada al Hospital St. Joseph Mercy en Ann Arbor, donde fue declarada muerta. Dos días después, el médico forense dictaminó que la muerte de la niña fue un homicidio.

La autopsia de Gabby mostró múltiples lesiones traumáticas en su cuerpo, así como evidencia de viejas lesiones consistentes con un abuso infantil en curso, dijeron los oficiales de policía.

Se emitieron órdenes para el arresto de Díaz, quien tenía la custodia de Gabby, y Fields, que no se encontró por ninguna parte. Los U.S. Marshals de la oficina de Detroit fueron llamados para ayudar en la búsqueda de los fugitivos.

La media hermana de Gabby, de 1 año, también fue retenida por los trabajadores del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan.

Free Press informó que Díaz dio a los investigadores una declaración sobre lo que ella dijo que le había sucedido a su hija la noche anterior a su muerte.

“La madre afirmó que ella bañó a Gabrielle y la colocó en la bañera después de que la llenara hasta la mitad”, dicen los documentos del tribunal. “La madre luego afirmó que dejó a Gabrielle a solas en la bañera y fue a la cocina para hacer panqueques”.

Díaz dijo que cuando ella regresó, Gabrielle estaba bajo el agua. La madre dijo que la sacó de la bañera, momento en que la niña comenzó a vomitar.

“La madre dijo que llamó a Brad … al baño para pedir ayuda”, dicen los documentos judiciales. “Según la madre, Gabrielle siguió vomitando y Fields intentó proporcionar resucitación cardio-pulmonar, RCP”.

Díaz dijo a las autoridades que esperaron más de media hora para llamar al 911.

Mientras buscaban en la casa móvil de la pareja, los agentes descubrieron cocaína.

Los investigadores también encontraron armas en las instalaciones y la casa estaba llena de desechos animales.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto