NacionalNoticias

Guardias acusados de robar hasta $100,000 del diezmo en Catedral de Chicago

(Jeremy Gorner y Elyssa Cherney/ Contact Reporters/ Chicago Tribune)  Dos ex guardias de seguridad de la Holy Name Cathedral fueron acusados de robar hasta $100,000 de las limosna de la histórica iglesia, según la Policía de Chicago.

Jarrell Patterson, de 22 años, y Artemio Calderón, de 25, fueron acusados el domingo por la noche de un delito mayor de robo. Ambos habían trabajado para Monterrey Security, el único proveedor de seguridad de la catedral en los últimos seis años. Pero al momento del robo, solo uno de ellos seguía siendo empleado de la empresa.

Patterson y Calderón están acusados de usar una llave para ingresar a la iglesia varias veces, abrir una caja fuerte que almacena dinero de las colectas y llevarse el dinero, dijo la Policía.

Los hombres fueron captados en video, dijo la Policía. La iglesia, localizada en las calles State y Superior, es la sede de la Arquidiócesis Católica Romana de Chicago y está bajo vigilancia continua de cámara, dijo una portavoz de la iglesia.

Los detectives aún están tratando de determinar la cantidad exacta de dinero robado, pero inicialmente se pensó que era de entre $ 88,000 y $ 100,000, dijeron las autoridades.

El reverendo Gregory Sakowicz informó a los feligreses en un correo electrónico el 24 de abril de las “noticias muy preocupantes” de que los líderes de la iglesia estaban haciendo una auditoría de las colecciones para determinar cuánto dinero pudo haber sido robado.

“Mientras investigaban un déficit en las colecciones, líderes de Holy Name Cathedral descubrió evidencia de un traspaso criminal repetido en las oficinas de la Catedral”, dice el correo electrónico.

En los últimos meses, los líderes de la iglesia se habían dado cuenta de que algo andaba mal cuando las colecciones de fin de semana no cumplían con las proyecciones, de acuerdo con una portavoz de la iglesia. Funcionarios de la iglesia esperaban que la catedral, que atiende a más de 6,000 familias registradas, más turistas, recaudara alrededor de $40,000 por semana, o $2 millones anuales, según los boletines publicados en su sitio web.

Las donaciones se recogen en una canasta durante la misa, se transfiere a una bolsa sellada y se guarda en una caja fuerte en una habitación cerrada con llave antes de ser depositada en un banco.

Cuando las donaciones constantemente no alcanzaban las proyecciones, los líderes de la iglesia echaron un segundo vistazo. En abril, por ejemplo, la iglesia registró un déficit en las proyecciones cada semana que oscilaba entre $ 15 y $ 5,000, según los boletines.

En la noche del 15 de abril, un empleado de la iglesia informó que dos hombres fueron vistos entrando y saliendo de un área de la iglesia que no está abierta al público, según un informe policial. Los hombres fueron vistos en videovigilancia ingresando al área seis veces en abril y marzo, según el informe. Los videos mostraron a los hombres usando un teclado para ingresar a una habitación cerrada.

Patterson trabajó para Monterrey hasta que fue despedido en enero, según el informe policial. Calderón era empleado por Monterrey y la iglesia al momento del informe. Ambos han obtenido tarjetas de trabajo para ser guardias de seguridad en el estado, según el sitio web del Departamento de Finanzas y Regulación Profesional de Illinois.

Monterrey, que brinda seguridad a lugares de la ciudad como Soldier Field y Navy Pier, recientemente se destacó en un artículo de Tribune que presentó un historial de prácticas cuestionables de contratación.

La compañía dijo que determinó que uno de sus guardias que trabajaba en la iglesia permitió que un ex guardia, que también trabajó allí, entrará a un área cercana a la sala donde se encuentra la caja fuerte, dijo una portavoz de la compañía. Desde entonces, Monterrey despidió a ese empleado, dijo la compañía.

“Cuando nuestro cliente nos comunicó que un guardia de seguridad permitió que una persona no autorizada ingresara en un área no autorizada del edificio, lo despedimos de inmediato”, dijo la compañía en un comunicado. “Tenemos cero tolerancia sobre el incumplimiento de cualquier protocolo y tomaremos medidas inmediatas para remediarlo”.

Patterson, de la cuadra 600 E. 87th Place, y Calderón, de la cuadra 4700 S. Damen Ave., se presentarán para una audiencia de fianza el lunes por la tarde en el edificio Leighton Criminal Court.

Fuente
Chicago Tribune
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto