NoticiasPolíticaTom Crawford

Los legisladores tratan de salvar las áreas rurales

Un grupo de legisladores estuvo por varios meses revisando ideas de cómo podría revertirse la fuga de negocios y de gente que vive en las áreas rurales de Georgia. Su labor terminó la semana pasada con un paquete de recomendaciones que esperan pueda dar resultados. Entre las recomendaciones se encuentran incentivos de impuestos para aquellos que deseen mudarse a áreas rurales, subsidios para instalar internet de banda ancha a esas áreas y una oficina estatal para ayudar a atraer nuevos negocios.

Ciertamente es loable tratar de ayudar a las áreas rurales del estado, pero tenemos que decir que esta situación es la consecuencia de lo que hicieron los legisladores. Es decir, los mismos legisladores que ahora están tratando de hacer algo, fueron los que hace unos años atrás, apoyaron aquello que afectó estas mismas zonas rurales. Durante el primer año de la administración del gobernador Deal, él se opuso a expandir la cobertura del Medicaid como parte de la ley de salud conocida como Obamacare.

La legislatura local en su mayoría republicana apoyó al gobernador en esta decisión sobre el Medicaid. Al negarse a expandir la cobertura del Medicaid, el gobernador Deal prácticamente logró que Georgia se quede sin recibir los aproximadamente $9 billones en fondos federales. Estos fondos hubieran ayudado principalmente a esas zonas rurales y a los centros médicos y hospitales de esas áreas. Una buena parte de esos fondos hubiera sido destinada al sector salud de áreas rurales cuyos pacientes eran en su mayoría beneficiarios del Medicaid.

Después que la decisión de Deal resultó en la pérdida de esos fondos, varios de los hospitales que ya atravesaban por una situación económica difícil, decidieron cerrar sus puertas. Desde el 2013, al menos seis hospitales en áreas rurales cerraron sus puertas. Si no hay hospitales en un condado rural para proveer atención médica a costos razonables, no hay mucha oportunidad para que un nuevo negocio o empresa se ubique en esas áreas. Ahora bien, tanto el gobernador como los legisladores pueden culpar al Obamacare.

Otro argumento a su favor podría ser que ellos no quitaron esos fondos al Medicaid, sino que no estaban de acuerdo con el Obamacare y por lo tanto no podían extender el Medicaid. Al final cada quien tienen su propia versión de la historia. Lo cierto del caso, es que, por décadas, la tendencia en este país y en este estado, es que la gente

Generalmente se muda de las áreas rurales a las ciudades. Casi nunca es al revés, solo en contados casos la gente que vive en la ciudad decide mudarse a un área rural. Es tan cierto que actualmente, solo el 20% de la población general del país entero, vive en áreas rurales. El que los legisladores deseen revertir esta tendencia puede ser visto como algo bueno. El problema es que dudo que esos esfuerzos sean efectivos o tengan resultados a corto o mediano plazo.

Y cambiando de tema, deseo agradecer a todos los lectores del periódico La Visión por permitirme ofrecerles mi humilde opinión a través de esta columna ¡FELIZ NAVIDAD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicio
Periódico
Mediakit
Contacto