Ali LandivarBienestarColumnistasVida

El divorcio, la iglesia y los hijos

Sin duda, en todas las religiones existen mujeres con distintos problemas familiares. Es triste, pero real encontrar parejas enfrentando estos problemas con mucha tensión y a la vez desilusionados con la vida.

¿Qué dice La Biblia con respecto a este tema? ¿En qué casos se puede optar por un divorcio? Cuando se habla de esta posibilidad, viene a la mente de las personas una inmensidad de problemas con los cuales se discierne este tema.

Desgraciadamente nuestras mujeres latinas soportan todos los malos tratos y ven el comportamiento de su pareja como “normal”, aunque les sea infiel, abusador, borrachos, machista, etc. También se basan en lo que dice la iglesia que lo ideal siempre será mantener una relación matrimonial basada en el amor, perdón y que sea para toda la vida.

Considero que el divorcio tiene que ser la segunda causa más dolorosa después de la muerte, pero en muchos casos es necesario romper con estos lazos porque también dañan el bienestar y el futuro de los hijos. Creo que ningún niño debería crecer en un ambiente disfuncional y falto de cariño.

Si un niño vive en un hogar lleno de problemas y malos tratos, cuando sea mayor, va a tener la tendencia de continuar con el mismo patrón y  modelo de vida que causó el daño en el hogar de sus padres porque eso es lo único que esa persona conoce, lo cual llega a parecerle “normal”, y si este estilo de vida no se corrige a tiempo, seguirá destrozando nuevas vidas en el futuro.

Confieso que nunca aprobaba un divorcio. Gracias a Dios yo nunca he tenido estos problemas en mi matrimonio, pero sí lo tuve con uno de mis hijos. Sufrí mucho, no lo quería aceptar, le decía y le repetía que en mi familia no quiero un divorciado. Total, se divorció, yo caí en depresión, no lo aceptaba.

Afortunadamente, al fin comprendí y profundicé en la palabra divorcio y todo lo que esta palabra encierra. Me dije por qué obligar a mi hijo a estar junto a su pareja, de quien, según él, se le terminó el amor. No fue por maltratos, ni por machista, ni nada por el estilo.

Para terminar, les diré que sí estoy de acuerdo con el divorcio. La iglesia debería también cambiar un poco sus leyes. Es preferible vivir tranquilo sin ataduras en una relación no deseada que dañan la estabilidad moral y el bienestar de la pareja. Sobre todo, la de los hijos.

Tips para superar un divorcio >>>

Acepta el divorcio

Superar un divorcio no es fácil, pues llegado el momento de dejar atrás todo lo vivido, son muchos los recuerdos que golpean nuestra mente una y otra vez. Aceptar que la situación ha llegado a su final no es sencillo, pero es necesario. El impacto de la ruptura es tan grande que cuesta asimilarlo.

No te obsesiones con encontrar nueva pareja

Separarse de la pareja con la que has vivido tantos momentos y volver a ser plenamente feliz puede llevar tiempo, y aunque a veces parezca que la mejor manera para no sentirnos solos es estar con alguien, esto no es así.

 

Aprovecha el divorcio para crecer

No malgastes el dolor de esta situación tan delicada, sino utilízalo para motivarte a crecer, perseguir nuevos objetivos y disfrutar de nuevas actividades. Aprovecha esta oportunidad para centrarte en ti, pues ahora tendrás más tiempo para ello.

Redacción La Visión

La Visión es el periódico de los Latinos en EE.UU. que nos mantiene informado sobre el acontecer local y mundial de una manera clara y ágil.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar