Ali LandivarBienestarColumnistasVida

¿Es tu hombre mentiroso?

De todo un poco con Ali Landivar

El mentiroso por convicción es el que dice lo contrario de lo que se sabe o piensa con el fin de engañar, teniendo la costumbre de faltar a la verdad.

Un mentiroso es capaz de mantener su carita de “yo no fui” bien seria mientras te dice su mentira, pero inconscientemente algunas expresiones o pequeños movimientos pueden delatarlos. Estos cambios ocurren rápidamente y, si no estás prestando atención, no los vas a detectar.

Una persona honesta cuando se la acusa injustamente reacciona ofendida y cuestiona el porqué de la acusación. El mentiroso reacciona a la defensiva, se justifica con pocas palabras y rápidamente lo niega todo como de costumbre. También, hay estudios realizados por algunos científicos, que han demostrado que esta clase de hombres mentirosos, mienten por iversos motivos. La inseguridad es uno de ellos y el más recurrente.

Existen los mentirosos compulsivos que son los que encuentran excusa para todo y mienten hasta el punto de perder la noción ellos mismos de la cantidad de mentiras que inventan.

Nunca reconocen que mienten porque ellos mismo se creen sus mentiras. Los mentirosos piadosos son aquellos que mienten esporádicamente para salir de alguna situación incómoda. Alguna excusa para no querer salir o el que se hace negar cuando se le llama.

El mentiroso para aparentar es el que suele comentar sobre su auto último modelo, de sus viajes por el mundo o acerca de su éxito con las mujeres o en los negocios cuando, en realidad, nada de esto es cierto. Su baja estima los obliga a demostrar algo que no es verdad.

Además, hay los mentirosospatológicos. El ambiente psiquiátrico reconoce como pseudología fantástica o mitomanía a esta enfermedad. Mentir de una forma patológica es cuando alguien se arma todo un complejo de mentiras que internamente son consistentes y que pueden ser arrastradas durante años y que no tienen un propósito consciente.

Más allá de las claves para conocer un poco más que clase de mentiroso se tiene al lado, hay que tener en cuenta sus gestos ya que estos, a no ser que sea el mayor de los actores, lo delatan.

“La mirada suele decir lo que ellos no quieren que se sepa”, siempre dicen. Las mujeres, y con respecto al hombre, debemos estar atentas hacia donde dirigen la mirada cuando nos están hablando.

Y, por último, las actitudes diferentes en su personalidad también son un signo de alerta. Si está más cariñoso de lo normal, le hace regalos sin que sea ningún día especial y esta es una conducta no habitual en él, o quiere impedir cualquier momento para hablar es porque algo trae entre manos o algo está pasando con él. Amiga ponte alerta y pon mucho cuidado.

 

Mira fijamente, sin pestañear

Cuando alguien miente es
común que rompa el contacto
visual. Sin embargo,
el mentiroso podría hacer
un esfuerzo adicional
por mantener el contacto
visual en un intento de
controlar la conversación
y manipular a su interlocutor.

Se le dificulta hablar

Si alguna vez observas unSi alguna vez observas uninterrogatorio de un sospechosoque sí es culpable, tedarás cuenta de que se le dificultahablar cada vez más.Esto se debe a que, en momentosde estrés, el sistemanervioso disminuye el flujode saliva, lo que seca las membranasmucosas de la boca.

Su respiración cambia

Cuando alguien te está mintiendo, podría comenzar a respirar con mayor pesadez. Es un acto reflejo. Cuando la respiración cambia los hombros se levantan y la voz podría adoptar un tono más bajo. En esencia, la respiración se modifica porque aumentan el ritmo cardiaco y la circulación sanguínea.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar