Johana Cochran

2020 Y LO QUE NOS ESPERA EN MATERIA DE LEYES MIGRATORIAS

  1. En primera instancia, el año 2020 es un año de elecciones presidenciales. Las elecciones se llevarán a cabo en noviembre del 2020 y podremos saber si Donald Trump será presidente por 4 años más o si tendremos un (o una) presidente del partido demócrata. Es casi seguro que un cambio de presidente impactaría el panorama migratorio en este país de manera drástica debido a que la administración Trump ha mantenido esta área constantemente en la luz pública (aunque por razones no favorables para la comunidad hispana). Es tanta la controversia que Trump ha causado, especialmente en el área de asilados y refugiados, que prácticamente todos los candidatos presidenciales demócratas han prometido que efectuarán un cambio significativo en el país una vez que asuman la presidencia. De notable importancia es el hecho de que cada uno de los candidatos ha prometido la legalización, no solamente para jóvenes soñadores (dreamers), sino para todo indocumentado en los Estados Unidos.
  2. La Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos decidirá antes del 30 de junio de este 2020 el futuro del programa de DACA. Esta decisión impactaría a más de 700,000 personas que actualmente cuentan con beneficios bajo este programa creado durante la administración de Obama. Trump determinó terminar indefinidamente este beneficio en el 2017, pero fue demandado por esta decisión que muchos llamaron “discriminatoria” y no fundamentada en la ley. Mientras tanto, cualquier individuo que tenga DACA puede seguir renovando el beneficio hasta nuevo aviso.
  3. La administración Trump propuso en noviembre 2019 un aumento de cuotas en las formas migratorias sometidas con el Servicios de Inmigración y Ciudadanía (“USCIS”). El aumento sería de un promedio de 20% y aunque no hay una decisión final al respecto, se espera que este aumento entre en vigor alrededor de enero o febrero del 2020.
  4. La administración Trump propuso en diciembre 2019 nuevos reglamentos con respecto a la elegibilidad de asilo en los Estados Unidos. De acuerdo con estas nuevas reglas, Trump propone que personas que hayan cometido delitos menores no puedan aplicar para el asilo. De acuerdo con este reglamento, un arresto ni siquiera es necesario; el solo hecho de admitir haber cometido hechos que den sospecha a un oficial de inmigración de que el individuo ha cometido un delito, es suficiente para eliminar la posibilidad de obtener asilo. Por ejemplo, la administración propuso que personas que hayan cometido delitos de la siguiente naturaleza serían descalificados: violencia doméstica, consumo de alcohol, tráfico humano, albergue de indocumentados, reingresos ilegales, fraude de beneficios públicos, afiliación con pandillas, posesión de drogas, etc. Este reglamento no ha entrado en efecto todavía.
  5. Por el momento, el reglamento sobre la “carga pública” y la declaración presidencial sobre el requisito de seguro médico para todo inmigrante están detenidos y no han entrado en vigor por varias demandas en corte federal que continúan pendientes en contra de la administración Trump. Sin embargo, esto podría cambiar en el 2020 si más cortes llegan a publicar decisiones contrarias.
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar