Luis Velásquez

CREERLE A UN DICTADOR NO ES UNA BUENA INVERSIÓN

En mi último artículo titulado una visita importante, me referí a la tan esperada visita a Venezuela de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Dra. Michelle Bachelet Expresidente de Chile, realizada entre el 19 y el 21 de junio próximo pasado.

En ese artículo expresé, en el último párrafo, lo siguiente: “Si bien la Sra. Bachelet aceptó la promesa del usurpador de acoger y aplicar los acuerdos alcanzados durante su visita, la historia reciente nos ha enseñado que los mismos no serán aplicados, sino bastaría ver la prensa del último día de tan importante visita que muestra como arreciaron los arrestos ilegales.”

No he sido la única persona que advirtió de las consecuencias que traería creer en la palabra de un DICTADOR, han sido muchas, sin embargo, con el asesinato del capitán de corbeta (r) Rafael Acosta Arévalo, se demuestra, una vez más, que Maduro está lejos, tanto de cumplir con cualquier compromiso que pudiera debilitarlo aún más como de abandonar el poder.

Sin una base sólida de sustento popular, con la quiebra de la única empresa que le generaba los recursos para mantenerse en el poder (PDVSA), con las Fuerzas Armadas fracturadas, por decirlo de alguna manera, el camino que escogió maduro para mantenerse en el poder fue represión, la tortura, la ilegalidad, las ejecuciones extrajudiciales; en consecuencia, el camino de la muerte.

Entendemos que la actitud de un funcionario internacional de Naciones Unidas debe ser de equilibrio y ponderación ante cualquier evento mundial, también entendemos que la visita de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU es la última fase para completar los dos informes técnicos que se presentaron en meses cercanos, y presentar un informe más sustantivo detallado sobre el caso de Venezuela, en la primera semana de julio ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y consecuentemente allanar el camino para que los mecanismos del sistema de Naciones Unidas en términos de derechos humanos actúen.

Ello no debe poner una cortina que tape los cientos de asesinatos y ejecuciones extrajudiciales que se han llevado a cabo en los 20 años de gobierno revolucionario.

Pero el autor de esta columna, considera que cualquier informe que se presente de ahora en adelante, quedará corto ante la realidad del país. Es importante que ese y todos los informes formen parte del expediente en posesión de la Corte Penal Internacional (CPI) y para que la Fiscal de esa Corte, Sra. Fatou Bensouda a quien le asignaron el caso Venezuela y quien todavía no se ha pronunciado, asuma su responsabilidad frente a un informe redactado por la Sra. Bachelet.

Por cierto que la Sra. Bensouda fue Fiscal General y Ministra de Justicia en la República de Gambia, en época en que uno de los peores dictadores de África gobernaba ese país: sr. Yahya Jammeh.

El autor: Embajador de Carrera del Servicio Exterior de Venezuela, Licenciado en Estudios Internacionales, Master en Comercio y Desarrollo en la Sorbona, Paris-Francia, Master en Política Económica Internacional Universidad de Belgrano Buenos Aires-Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar