Rogelio Ríos

OPINIÓN: Peregrinos

A esos caminantes bien podría- mos llamarlos “peregrinos por la paz”: saldrán de Cuernavaca, Morelos, el 23 de enero y llegarán el domingo 26 de enero al Palacio Nacional, en la CDMX, a entrevistarse con el Presidente Manuel López Obrador.

La Caminata por la Verdad, la Justicia y la Paz, encabezada por el escritor Javier Sicilia (cuyo hijo Juan Francisco fue se- cuestrado y asesinado en 2011) y Julián LeBarón (miembro de la familia de mormones ataca- dos el 4 de noviembre en Sonora con saldo de tres mujeres y seis niños asesinados), vuelve a salir a los caminos de México, bajo un nombre distinto, en busca de hacer conciencia sobre la urgen- cia de detener la violencia.

“No estamos en contra del Presidente ni en contra de la 4T. Nuestro enemigo es la violen- cia”, afirmó Sicilia al anunciar la caminata, que nos recuerda su Movimiento por la Paz con Jus- ticia y Dignidad de 2011.

Uno de los LeBarón, Brayan, dijo en días pasados durante la visita del Presidente López Obrador a la comunidad sonorense de La Morita, en donde vive la familia, que “ya es tiempo de enfrentar esta crisis y unirnos para verdad- eramente lograrlo”.

Agregó que “este problema de violencia no sólo nos está arre- batando más de 33 mil vidas al año, nos está haciendo perder oportunidades económicas que afectan a millones de personas”. En una carta dada a conocer en diciembre, la familia LeBaron afirmaba que “no somos vende- patrias o traidores a nuestro país. La realidad es que la seguri- dad, la libertad y las oportuni-

dades económicas del pueblo mexicano han sido secuestradas por la violencia y la brutalidad de los cárteles”.

Sicilia remata, por su parte, diciendo que “no queremos sentar al Presidente en el banquillo de los acusados, no queremos que fracase, pero si sigue con esta estrategia de seguridad será el fracaso del país”.

Escucho todo esto, recojo el es- píritu de lucha contra la adversi- dad, percibo el dolor de quienes fueron ellos mismos víctimas de la violencia y hoy salen, una vez más, a la arena pública a exigir a las autoridades y a despertar de su letargo a la sociedad mexicana. Y me digo: ellos son la vanguardia de la sociedad civil en México.

No me queda más que nom- brarlos “peregrinos”, pues caminan por el largo e incier- to sendero de la justicia mexicana que nunca alcanzan, que los elude tal vez porque, en realidad, no existe justicia en México.

Si no existe, sin embargo, es preciso construirla. La verdad, la justicia y la paz no son palabras para usar como nombre bonito para una caminata, sino convic- ciones profundas de mexicanos que decidieron no doblarse ante los golpes de la violencia y la muerte.

Peregrinar por la paz no es un acto únicamente de conviccio- nes religiosas (Sicilia es católico; los LeBaron, mormones); lo es también de convicciones cívi- cas.

Son ellos ciudadanos de carne y hueso, como nosotros, que vi- ven con temor e incertidum- bre, como nosotros, y no se

conforman con lamentarse por la incompetencia y la ceguera de nuestro gobierno.
No podré participar en esa cami- nata, pero ciertamente estará mi corazón con ellos, mi aportación a la distancia como ciudadano que comparte sus temores y sus exigencias a las autoridades. Encontrar la verdad, alcanzar la justicia, vivir en paz, es lo que quieren los peregrinos de la caminata para México. A pesar de ello, se les atribuyen motiva- ciones políticas, se les despres- tigia en las redes sociales, se les insulta en los medios porque se atreven a cuestionar al Presiden- te López Obrador.

Ante las solicitudes de pacien- cia que expresa el Presidente, Sicilia contesta que “desde hace años padecemos el horror y vemos cómo sus llamas con- sumen nuestra casa y destrozan a nuestras familias”.

Agrega que “decimos que ya no hay tiempo, que es necesario que el Presidente vuelva a colocar la agenda de la verdad, justi- cia y paz como la prioridad de la nación, construya a partir de ella una política de Estado y llame a la unidad.”

Buena fortuna, peregrinos. Los acompañamos. Rogelio.rios60mail.com

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar