Internacional

Confusión sobre el estado del médico que alertó del coronavirus

La confusión reinó esta madrugada en China en torno al estado de salud de Li Wenliang, el oftalmólogo que junto con otros siete médicos fue el primero en lanzar la alarma sobre el nuevo coronavirus y acabó enfermando él mismo. Después de que varios medios chinos, incluido el oficialista Global Times, y la propia OMS en un tuit, confirmaran su muerte, el hospital donde se encontraba ingresado en Wuhan, el foco de la epidemia, ha asegurado que aunque sufrió un paro cardiaco intentan reanimarle por todos los medios. El anuncio de su fallecimiento había desencadenado una oleada de manifestaciones de dolor en las redes sociales chinas.

El médico, de 34 años, casado, con un hijo y con otro en camino, había escrito un mensaje el 30 de diciembre en un grupo de antiguos compañeros de la facultad en las redes sociales. Según les explicaba, en su hospital de Wuhan habían ingresado siete pacientes, todos ellos con síntomas muy similares al SARS, la epidemia causada por otro coronavirus que en 2003 mató a casi 800 personas. Li también precisaba que los siete enfermos tenían algún tipo de relación con el mercado de pescado y marisco Huanan, donde se vendían también todo tipo de animales salvajes y que posteriormente se identificaría como el lugar de donde la infección se transmitió al ser humano.

El día 8 de enero atendió en el hospital a una paciente con glaucoma, sin saber que era portadora del virus. El día 10 comenzó a sentirse mal, con los síntomas que provoca ese patógeno: dolor de garganta, tos seca, fiebre, dificultad para respirar. A los dos días tuvo que quedar ingresado en un hospital, donde continuó empeorando.

Finalmente, el 1 de febrero recibió el diagnóstico. Sufría la neumonía atípica que puede causar el virus, algo que se encargó él mismo de difundir en su cuenta de Weibo, el Twitter chino. “Hoy ha llegado la prueba del ácido nucleico con un resultado positivo. La suerte esté echada, finalmente diagnosticado”, escribía.

Este jueves sufrió un fallo cardiaco que hacía que numerosos medios chinos anunciaran su muerte. La Organización Mundial de la Salud se apresuraba a rendirle tributo. En un tuit, se declaraba “profundamente entristecida por la muerte del doctor Li Wenliang. Todos debemos celebrar el trabajo que hizo acerca del #2019-nCoV”.

En medio de las manifestaciones de duelo, el hospital Central de Wuhan emitía un mensaje: aunque Li se encontraba en estado crítico y había sufrido un fallo cardiaco, se encontraba vivo, conectado a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea).

Fuente
El País
Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar