Internacional

Más de 200 detenidos en una protesta por la libertad de prensa en Moscú

“No nos conformamos. Han liberado a Golunov para que nos olvidemos, para que dejemos de protestar y nos callemos. Por eso no podemos permitirlo”. Así de clara se muestra Irina, socióloga de 28 años. La mujer, que prefiere no dar su apellido, y su grupo de amigos se concentraban frente a la sede de Interior de Moscú. Junto a ellos, dos chicas lucen camisetas en las que se puede leer en ruso “Golunov libre” y “Soy/Somos Ivan Golunov”. Este miércoles es festivo, se celebra el Día de Rusia, y el centro de la capital está a rebosar. Pocos minutos después, la policía comenzaba a detener a todo aquel que llevaba las camisetas en apoyo al informador.

La indignación por el caso Golunov no se apaga. Y la ciudadanía ha desafiado a las autoridades. No han esperado al 16 de junio, cuando se había re-convocado la manifestación en solidaridad por el periodista detenido y en repulsa por la actuación policial; marcha que sí tiene autorización oficial. “Estamos aquí, somos muchos”, sonreía Galina Timchenko, la directora de Meduza, el medio donde trabaja Golunov, una de las que ayer había llamado a la calma. Pero conforme las redes sociales iban amplificando la movilización, más gente se acercaba al punto de reunión, en el centro de Moscú. Algunos con banderas de Rusia. Otros con patitos de goma amarillos, que se han convertido en un símbolo de protesta contra la corrupción en Rusia.

Ivan Golunov, que ha vivido una pesadilla desde que fue detenido el jueves pasado, ya está en su casa. Pero son muchos los ciudadanos y activistas los que quieren que, con su caso, se abra un debate en Rusia sobre la libertad de prensa. Y sobre los casos falsificados. El periodista, de 36 años, ha tenido el enorme apoyo de los medios. Y su mensaje no era anónimo. Pero los grupos de defensa de los derechos humanos en Rusia señalan que su caso no es único. El investigador Alexéi Knorre, de la Universidad Europea de San Petersburgo, ha realizado una investigación sobre montajes policiales. Estima que se han falsificado 40.000 casos vinculados con las drogas en toda Rusia, según el estudio citado por el diario Novaya Gazeta. Sin embargo, solo hay cuatro condenas a policías por “plantar” narcóticos para incriminar a los acusados.

A Golunov, periodista de investigación en el diario digital Meduza, la policía aseguraba que le encontró 3,56 gramos de mefedrona (una droga sintética) en su mochila y 5,42 gramos de cocaína en su domicilio. El informador y su entorno clamaron que todo era un montaje. Ayer, tras la movilización ciudadana inédita y el apoyo de los medios, el Ministerio del Interior informó de que se cerraba el caso, Golunov era exonerado y la cúpula policial que había iniciado el proceso, cesada.

Fuente
EL PAÍS
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar