LocalesNoticias

Condenado a dos cadenas perpetuas por fatal robo armado en Gwinnett

GWINNETT, Georgia.-

Un hombre de Gwinnett pasará el resto de sus días en la cárcel tras ser hallado culpable del asesinato de un empleado una pizzería, ocurrido en 2016.

El jurado solo necesitó 30 minutos para dar su dictamen.

Tremaine Washington tenía 18 años cuando el 27 de mayo mató a Robert Jesse Purcell de 40 años. Ahora, a sus 20 años, fue condenado por los cargos de asesinato, homicidio, robo armado y asalto agravado, sin derecho a libertad condicional.

Purcell era un conocido aspirante a actor, que trabajaba en dos pizzerías y que estaba pasando por momentos difíciles.

Robert Jesse Purcell

Según documentos presentados en el juicio, una mujer llamó al 911 para decir que una persona había estafo hablando con su sobrino y presumiendo de que había matado a alguien detrás de Marco’s Pizza en Centerville Highway, Snellville. La mujer también dijo que la persona conducía un Honda Civic color negro de modelo viejo con los papeles a nombre de otra persona. Era el auto de Purcell.

 

De acuerdo a la oficina de la fiscalía, varios oficiales acudieron a Marco’s Pizza para investigar los alegatos de la llamada y encontraron objetos personales tirados y una manchade sangre en el pavimento.

El gerente de la pizzería dijo que Purcell no había llegado a trabajar, lo que era inusual. El gerente dijo que Purcell llevaba un tiempo viviendo en su auto, detrás del negocio.

Las cámaras de seguridad del negocio mostraron a Washington y a su cómplice, Tye Stewart, acercándose al auto de Purcell y, un tiempo después, colocando algo en la maletera del vehículo.

La policía encontró el auto de Purcell en el área de Hugh Howell Road y el Highway 78 just en DeKalb.

El cuerpo de Purcell estaba en la maletera, con una herida de bala en el pecho y mano y varias lesiones en su cabeza.

Al día siguiente la policía visitó la casa de Wasington con una orden de arresto y aunque este intentó huir, fue rápidamente capturado.

Tras múltiples historias, Washington terminó confesando que su cómplice y él, robaron a Purcell, le dispararon y al creerlo muerto, ocultaron el cuerpo en la maletera. Sin embargo, al ver que Purcell toavía se movía, golpearon su cabeza en repetidas ocasiones contra el asfalto. Aunque Washington intentó hacer creer que fue en defense propia, los investigadores encontraron mensajes de texto en su teléfono en los que él presumía de haber matado a un hombre y tomado su vehículo.

Kathy Schrader, juez de la Corte Superior de Gwinnett sentenció a Washington a dos cadenas perpetuas consecutivas.

 

 

 

Etiquetas

Redacción La Visión

La Visión es el periódico de los Latinos en EE.UU. que nos mantiene informado sobre el acontecer local y mundial de una manera clara y ágil.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar