México

La justicia mexicana detiene al abogado de Peña Nieto por lavado de dinero

Un juez federal de México ordenó el miércoles la detención en un reclusorio de la Ciudad de México de Juan Collado, abogado del expresidente Enrique Peña Nieto, por supuestos delitos relacionados al lavado de dinero y crimen organizado. Fue Collado quien llevó la demanda de divorcio del exmandatario con la actriz Angélica Rivera, que se concretó en mayo, y también participó en la defensa de Raúl Salinas —hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari—, tras ser vinculado en 1994 al homicidio de Francisco Ruiz Massieu, integrante del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La justicia mexicana investiga a Collado por supuestamente formar parte de un entramado ilícito que habría movido de forma oscura decenas de millones de pesos mexicanos, tanto a lo interno del país norteamericano como a través de transferencias en España y Andorra. Collado fue detenido la tarde del martes al salir de un restaurante en una zona exclusiva de la capital mexicana, en un operativo en el que participaron 20 agentes federales.

El documento judicial se hace eco de una denuncia interpuesta ante la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por el empresario Hugo Bustamante Figueroa, quien señala al abogado y a otras cuatro personas de haber comprado de forma irregular un edificio de seis plantas en Querétaro, ciudad localizada en el centro de México.

La Fiscalía tiene ahora seis meses para investigar al abogado por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. La UIF decidió el miércoles congelar las cuentas y activos de Collado, mientras se ha girado orden de captura para otras cuatro personas supuestamente vinculadas a la trama. La empresa financiera Libertad anunció en un comunicado que el abogado renunció el miércoles a la presidencia de su Consejo Administrativo.

Collado, nombrado por la prensa mexicana como “el defensor del poder”, ha tenido entre sus clientes, además de Peña Nieto y Raúl Salinas, al líder del sector sindical petrolero Carlos Romero Deschamps; al empresario Carlos Ahumada, quien denunció corrupción entre funcionarios públicos durante la gestión como alcalde de Ciudad de México de Andrés Manuel López Obrador; el exprocurador Mario Ruiz Massieu y Mario Villanueva, exgobernador del Estado de Quintana Roo. Quien se jactaba de ser amigo de los poderosos ahora permanecerá preso hasta que concluya la investigación en su contra.

Fuente
El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar