NacionalNoticias

Reclusa acusa a agente de forzarla a practicar sexo oral

El agente del Condado de Los Ángeles Giancarlo Scotti, de 31 años, arrestado en septiembre bajo la sospecha de haber agredido sexualmente a dos presas en laa principios de este año, ahora también está acusado de supuestamente haber obligado a una tercera reclusa a que le practicara sexo oral, según  informaron este miércoles las autoridades.

Scotti fue detenido el pasado 13 de septiembre bajo los cargos de violación y de sexo oral no consensuado, y este martes una tercera presa le ha acusado de supuesta agresión sexual durante el mes de agosto, un mes y medio antes de su arresto, según recoge una demanda federal de 29 páginas presentada este martes.

Al poco de su arresto, Soctti fue liberado de la cárcel de Norwalk tras el pago de una fianza de $100,000 y fue dado de baja administrativa, según dijeron al LA Times las autoridades en ese momento. Entonces se dio inicio una investigación en la que unos 150 testigos han sido entrevistados, según la Oficina de Investigaciones Criminales Internas del Sheriff.

 

EN LA CELDA Y EN EL BAÑO

El primer ataque ocurrió cuando Scotti se acercó a una reclusa dentro de su celda y le ordenó que le mostrara sus genitales, según la corte, para después él hacer lo mismo, además de ordenarla que se arrodillara, de acuerdo con la demanda que busca una indemnización monetaria contra el diputado, el Departamento del Sheriff y el condado de LA.

La mujer interpretó esa petición como una orden para que le practicara sexo oral y “sintió que no tenía otra opción más que cumplir con los mandatos forzados del agente Scotti“, según recoge la demanda.

La segunda reclusa acusa a Scotti de agredirla sexualmente en una de las duchas de la cárcel el día anterior a su arresto. En su caso, guardó una muestra del semen del oficial en un pedazo de papel que más tarde proporcionó a los investigadores, según la demanda.

Ambas demandantes, desde entonces puestas en libertad, también afirmaron haber sido maltratadas por el personal de la cárcel después de acceder a conversar con los investigadores. A una de ellas se le prohibió asesoramiento sobre drogas y salud mental, y a la otra, que estaba embarazada, le fueron negadas las comidas especializadas que había estado recibiendo, según la demanda.

“La agresión sexual del agente Scotti no solo es la traición definitiva a la confianza que depositamos en estos oficiales, sino que la respuesta del condado de negar servicios indispensables a mujeres vulnerables es hacer de una situación que ya es traumática algo todavía más traumático”, sentenció al LA Times el abogado Erin Darling.

Fuente
La Opinión
Etiquetas

Redacción La Visión

La Visión es el periódico de los Latinos en EE.UU. que nos mantiene informado sobre el acontecer local y mundial de una manera clara y ágil.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar