NacionalNoticias

La mano derecha de Kim Jong-un y el jefe de la diplomacia de EE UU se reúnen en Nueva York

(AFP/EFE) La mano derecha de Kim Jong-un, el general Kim Yong-chol, y el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo, cenaron este miércoles en Nueva York en un encuentro destinado a planificar la histórica cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano.

El general Kim Yong-chol, que llegó de Pekín a bordo de un vuelo de la compañía Air China, es el funcionario norcoreano de mayor rango en pisar suelo estadounidense en 18 años. El enviado de Pyongyang se reunió con Pompeo en el apartamento de un diplomático estadounidense en el lado este de Manhattan para mantener una cena de trabajo que duró aproximadamente una hora y media. Pompeo y Kim Yong-chol celebrarán este jueves nuevas reuniones y el secretario de Estado ofrecerá una rueda de prensa a las 14.15 hora local (19.15 GMT) en la que se espera que desvele si se celebrará o no la cumbre.

Al terminar la reunión, Pompeo dijo a los periodistas que el encuentro “fue genial” y agregó que habían disfrutado de una comida de “carne estadounidense”. La cena estaba compuesta de un filete acompañado de queso y maíz, según indicó el propio secretario de Estado en su Twitter. Esta ha sido la tercera cita entre los dos altos funcionarios, que están trabajando para finalizar la planificación de la cumbre entre los presidentes de ambos países, prevista para el 12 de junio en Singapur y diseñada para poner fin a un enfrentamiento que estuvo a punto de conducir a una guerra.

 

Aunque Trump suspendió la semana pasada la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur, los dos gobiernos han acercado posiciones desde entonces y el líder estadounidense ha dejado la puerta abierta a reprogramar la histórica reunión. Estados Unidos quiere que Corea del Norte acepte la “desnuclearización completa, verificable e irreversible” de la península de Corea, agregó.

Corea del Norte aceptó discutir una desnuclearización, pero rechaza que sea unilateral, una distinción que amenaza con no coincidir con la de los estadounidenses, en tanto considera a su arsenal como una garantía de la supervivencia del régimen.

En paralelo a los encuentros con los norcoreanos, los intercambios entre los gobiernos de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón se intensificaron en los últimos días. Trump se reunirá el 7 de junio en la Casa Blanca con el primer ministro japonés Shinzo Abe, justo antes de la cumbre del G7 en Canadá. Japón, inicialmente reticente a una apertura hacia Pyongyang, prevé iniciar sus propias discusiones con Corea del Norte, posiblemente en agosto a nivel de cancilleres, según medios nipones.

A través de
EL PAIS
Fuente
AFP/EFE
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar