InternacionalMéxicoNoticias

México pedirá ayuda a la ONU con caravana de hondureños

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — Mientras más de 3.000 hondureños intentan llegar a Estados Unidos avanzando hacia el norte, el gobierno de México anunció el jueves que pedirá ayuda a Naciones Unidas para procesar las solicitudes de refugio que presenten los integrantes de la caravana de migrantes.

El canciller mexicano Luis Videgaray dijo en Nueva York que solicitó al secretario general de la ONU su apoyo para que la agencia de ayuda a refugiados ACNUR colabore con las autoridades mexicanas a la hora de procesar solicitudes y encontrar también una solución permanente para los migrantes hondureños.

“Esto es algo en lo cual convocamos a toda la comunidad internacional a involucrarse. Este es un tema que debe preocupar y ocupar a toda la región, incluso a todo el mundo”, dijo Videgaray a los medios de comunicación tras su reunión con el secretario general Antonio Guterres.

El canciller mexicano también restó importancia a los comentarios del presidente Donald Trump, quien advirtió a los gobiernos de la región que permitir este tipo de migraciones podría conllevar al final de la ayuda financiera que reciben de Estados Unidos. Videgaray sostuvo que “no hay que darles mayor trascendencia o importancia (a los comentarios de Trump). Lo que nos importa son los migrantes”.

“Yo leo ahí más un debate con la oposición política, con el partido demócrata, que realmente un mensaje hacia México o los mexicanos”, dijo el canciller respecto a las declaraciones del presidente estadounidense, quien el jueves incluso amenazó con cerrar la frontera sur del país si México no frena a la caravana.

Los miles de hondureños pasaron el jueves por Ciudad de Guatemala y se dirigen rumbo a la frontera con México.

Videgaray destacó que ACNUR ya está presente en México y que la agencia ya ha respondido positivamente a la solicitud de ayuda. También señaló que todavía no hay solicitudes de ingreso a México por parte de los integrantes de la caravana.

El trámite, dijo, se hará conforme a la ley mexicana: quienes tengan pasaporte o visa podrán entrar y serán atendidos los que hagan solicitudes de refugio. Los que infrinjan la ley serán deportados, señaló el ministro.

Por otro lado, Mauro Verzzeletti, el sacerdote a cargo de la Casa del Migrante de la capital guatemalteca, dijo que tres millares de personas pasaron la noche en los tres albergues habilitados en la ciudad.

“Esta mañana, a las cuatro, emprendieron de nuevo el viaje y están llegando más”, agregó a The Associated Press.

La caravana ha comenzado a dispersarse. En las calles de la ciudad pueden verse grupos de gente caminando en fila, pero la gran masa de migrantes que inició la marcha el viernes se ha diluido ya que muchos han logrado abordar autobuses o pedir a automovilistas y camioneros que los trasladen.

“Nos vamos a la frontera”, dijo decidido Juan Escobar, de 24 años.

La mayoría de los hondureños que forman parte de la caravana salió de sus casas de forma espontánea, con poco más que la ropa que llevaban puesta y las pocas pertenencias que pudieron arrojar rápidamente en una mochila.

El éxodo masivo ha provocado la ira de Trump, que amenazó con cortar la asistencia financiera a las naciones que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica -Honduras, Guatemala y El Salvador-, todas fuentes de migrantes.

Washington ha comprometido fondos por 2.600 millones de dólares para esos países.

El presidente guatemalteco Jimmy Morales señaló el miércoles que aunque un acuerdo regional ampara la libre circulación de los centroamericanos en la zona, el ingreso masivo de gente sin registrarse pone al país en una posición difícil porque es imposible saber quiénes son.

El gobierno de México dijo en un comunicado que cualquier persona que posea documentos y visa podrá ingresar al país y solicitar el estatus de refugiado.

Las secretarías de Relaciones Exteriores y Gobernación mexicanas añadieron que todos los casos deben procesarse individualmente, lo que sugiere que las autoridades no tienen la intención de permitir que los migrantes crucen la frontera en masa sin pasar por los procedimientos de migración. Asimismo indicaron que cualquier persona que ingrese a México de manera “irregular” se enfrenta a la detención y deportación.

México requiere que los hondureños presenten un pasaporte y, en la mayoría de los casos, una visa mexicana, para poder entrar al país. Ninguno de los migrantes con los que habló AP en el camino llevaba su pasaporte.

Pese a esa advertencia Carlos López, de 27 años, confió en que “en México nos van a dar una visa de trabajo que dura 40 días”.

Luis Arreaga, embajador de Estados Unidos en Guatemala, publicó un mensaje en Twitter dirigido a los migrantes que quieren llegar a suelo estadounidense. “Si usted trata de entrar a Estados Unidos será detenido y deportado”, dijo Arreaga en español. Y dirigiéndose a los que ya están en viaje agregó “regrese a su país. Su intento de migrar fracasará”

Las amenazas no han logrados disuadir a los migrantes. Henry Tejeda, natural de Puerto Colón, Honduras, sostuvo que “quiero pedir asilo político (en Estados Unidos) y ayudar a mi familia”.

El hombre, que se paró a un lado de una autopista en el departamento guatemalteco de Zacapa para pedir dinero, contó que dejó a su esposa y a sus cuatro hijos atrás y que huye de la pobreza y la violencia descontrolada en su país, que tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo. Su madre fue asesinada hace cuatro años y su hermano también fue baleado.

“Aquí llevo los documentos para probar que no miento”, dijo Tejada.

Fuente
AP
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar